Al tratarse de productos perecederos sólo se cambiarán en el caso de que no lleguen en óptimas condiciones a su destinatario.